Sustentabilidad. Las empresas detrás de la búsqueda de un propósito

Si bien la sustentabilidad es entendida, en general, como los esfuerzos que tienden a mantener la producción de bienes sin agotar los recursos o causar daños al ambiente y a la sociedad, empieza a cobrar fuerza una visión más abarcativa que refiere a los impactos positivos que se pueden generar a nivel humano en el entorno. En una empresa, en una comunidad, en el país o en el mundo se pueden realizar aportes y sobre esto se habló en la cuarta jornada del ciclo Management 2020 ,organizado por LA NACION y Accenture en la Redacción del diario.

En el caso de Catalina Hornos, presidenta de la Asociación Civil Haciendo Camino, su tarea se centró en Añatuya, Santiago del Estero, ayudando a familias con hijos desnutridos. “Yo me fui en 2006, cuando tenía 21 años, para hacer un voluntariado como psicopedagoga y una directora de la escuela a la que fui me dijo que no necesitaban gente que se llevara a los mejores promedios con becas sino alguien que se quedara; y eso me marcó. Volví a Buenos Aires y me capacité como psicóloga y cuando volví a Santiago me quedé por seis años”, contó.

Y cuando decidió retornar definitivamente a la Capital, adoptó a siete chicos que hoy son parte de su familia junto a la hija de otro matrimonio de su marido y los dos hijos que tienen en común, más otro que está en camino. “Creo que mi propósito en la vida es poner lo que soy y tengo al servicio de los demás. Nosotros trabajamos con la esperanza y si les transmitís eso un poco ya lo estás sacando de la pobreza”, afirmó sobre los diez Centros de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana que tienen en nueve localidades de Santiago.

En tanto, el aporte de Gastón Corali, CEO del estudio de animación Mundoloco, fue hacer un corto para concientizar sobre discapacidad. “Ian es un chico que tiene parálisis cerebral y cuando tenía 6 años hacía rehabilitación justo enfrente de una escuela primaria en la que se burlaban de los chicos. Y Sheila, su madre, se acercó a nosotros por la película Metegol y nos pidió generar un material audiovisual contra el bullying. Es una persona de una gran fortaleza que pudo transformar una escena de dolor en acción para combatir la ignorancia”, contó.

Y, además del corto, Mundoloco, el director de cine Juan Campanella y la cooperativa La Juanita lanzaron una iniciativa llamada Potrero Digital que busca conectar a chicos de lugares vulnerables con oficios digitales que pueden transformar la economía.

Según Diego de Leone, gerente general de Natura Argentina, en su compañía también tienen una visión amplia de la sustentabilidad. “Estamos con un programa en la Argentina para aumentar la tasa de reciclaje e inclusión de cadenas de recolectores de materiales que hacen a estos productos. Estamos generando una cadena de reciclaje inclusiva en cosmética, la primera en la industria argentina”, explicó.

Por otro lado, Unilever continúa con su plan de sustentabilidad y tienen un lanzamiento cercano de un acondicionador con un envase hecho en un 90% de plástico biológico de caña de azúcar y producido con energía verde. Y el cuidado del medio ambiente no sólo es a nivel de los productos sino también en los puntos de venta donde se empezará a usar plástico hecho a partir de cáscara de papa.

Sin embargo, para Miguel Kozuszok, presidente de Unilever Latinoamérica, todavía falta que el consumidor esté dispuesto a pagar más por un producto que cuida al medio ambiente por lo cual las empresas deben hacer el esfuerzo para darles la mejor propuesta sin que tengan que pagar más. “Las marcas que tienen un propuesta sustentable, que es bien comunicada, crecen con más velocidad. El año pasado las sustentables crecieron un 50% más y en Unilever el 60% del crecimiento vino de estas marcas”, explicó.

Por último, Jairo Trad, CEO y cofundador de Kilimo -una plataforma que permite mejores rendimientos para el campo con menos agua-, dijo que un productor o una empresa que impacta menos en el ambiente debería recibir más por su producto porque le hace bien al mundo.

“El 70% del agua que le pedimos al planeta va a los productos agropecuarios. Con 100 clientes en seis país ahorramos 15.000 millones de litros de agua. No hay opción. Es mandatorio. Tenemos que pensar en empresas que mejoren el mundo”, concluyó.

Gaston Gorali, CEO de Mundoloco

Fuente: LA NACION

Crédito: Fabián Malavolta